martes, 25 de octubre de 2016

Sobre la irrupción del Mosquitero bilistado (Phylloscopus inornatus)

Desde finales de septiembre en Cataluña se esta viendo una cantidad de Mosquiteros bilistados (mosquiters de doble ratlla, en catalán) sin precedentes. En el año 2014, se observaron hasta 145 individuos en todo el territorio español, desde principios de octubre, hasta mediados de diciembre, cifra que, sin duda, se verá superada en el presente año.

Observaciones de Phylloscopus inornatus  registradas en ornitho.cat entre el 26 de septiembe y 24 de octubre de 2016

El mosquitero bilistado (Phylloscopus inornatus) cría en diferentes tipos de bosques boreales y de montaña, con preferencia por árboles caducifolios. Durante la época de reproducción,se encuentra principalmente en Siberia, llegando por el sur hasta Mongolia y el norte de China, pero también existe una pequeña población en el extremo noreste de la Rusia europea. Inverna en el sureste de Asia, desde Nepal y el sur de China hasta la Península Malaya, por lo que se considera accidental en Europa.

Distribución de P. inornatus

En Noruega, la primera observación se produjo en 1937, y la segunda en 1950. Hasta 1970, sólo se habían producido 11 observaciones, y 5 años después dejó de considerarse una rareza nacional, y al llegar 1990 ya se habían producido 317 observaciones.

En Francia la especie también dejó de considerarse como rareza en 2006, para cuando ya se habían registrado 913 citas pertenecientes a 1005 ejemplares, con una media anual de 39-40 aves desde 1980, y un record de 130 en 2005. Como en la Península, la inmensa mayoría de las citas se produjeron en otoño, entre los meses de septiembre y noviembre. No obstante, la localización geográfica de estas citas, a diferencia de las de España, se concentra en las costas del norte y noroeste de Francia.

En el caso de Gran Bretaña, habían muy pocos registros antes de 1958, pero entre este año y 1985, se observaron 2648 P. inornatus, y un total de 9093 hasta el año 2003, año en el cual se produjo un récord con 853 individuos observados.


En España es una migradora irregular, considerada rareza estatal hasta enero de 2016, momento a partil del cual las citas son homologadas por comités regionales (gracias a Marcel Gil por la corrección). Como en los casos anteriores, el número detectado en los últimos años es cada vez mayor. Esta situación también se nota en el número de individuos anillados.

Phylloscopus inornatus anillado el pasado 21 de octubre en el Garraf

A continuación se muestra un gráfico de la cantidad de mosquiteros bilistados anillados en Cataluña los últimos años, y en segundo lugar, algunas fotos de individuos anillados este otoño, que demuestra que el número de capturas ha crecido (desconozco cuantos se habrán anillado en total. Las fotos son sacadas del portal www.ornitho.cat y twitter)

Cantidad de individuos anillados anualmente en Cataluña

Algunos de los individuos anillados este otoño (2016) en Cataluña

Así pues, parece que este elevado número de mosquiteros bilistados en Europa no puede deberse a movimientos accidentales, de carácter errático o por desvíos debidos a condiciones meteorológicas adversas. Una explicación lógica sería la teoría de la migración invertida que contempla una rotación de unos 180° respecto a la ruta migratoria normal, de modo que algunos individuos que migran en dirección sureste, lo harían en dirección suroeste. Además, este cambio en el comportamiento migratorio se heredaría, permitiendo de este modo incrementar el área de distribución de la especie durante el periodo de invernada, hacia zonas aún desconocidas de Europa y/o África.

Si lo comprobamos de forma un poco chapucera mediante google maps, se observa que esta teoría es realmente posible.  Vemos como de este modo, el mosquitero pasaría por Noruega, Reino Unido, las costas del noroeste de Francia, y luego por la zona oriental de España, para acabar invernando en África.

Comparación de r posibl uta en migración normal, con posible ruta en migración invertida.

Aún así,  hay autores que sugieren que el incremento en el número de registros en Europa Occidental para especies como el mosquitero bilistado se debe, exclusivamente, a un incremento en la densidad de observadores, que detectaría así parte de una dispersión que se daría a mayor escala y en un ámbito geográfico mucho más amplio de lo que se creía inicialmente.  Personalmente, discrepo con esta opinión, puesto que el número de P. inornatus, tanto observados como anillados, está incrementando en toda Europa en una proporción mucho mayor al de observadores y anilladores activos.

Otras explicaciones y/o motivos que se tienen en cuenta son las siguientes:
  • Una posible migración exploratoria, en la que individuos que han cruzado Europa, se dirigiría más tarde a sus zonas originales de invernada, motivo por el cual el paso de estos mosquiteros en primavera es prácticamente nulo.
  • El aumento de la población en el oeste de los Urales, dónde se consideraba especie rara en la década de los 50, pasando a ser una especie considerada localmente abundante en la década de los 90, con más de 45.000 parejas.
  • Una dispersión aleatoria de juveniles, cuya intensidad puede variar dependiendo de las condiciones meteorológicas. La presencia de un sistema de alta presión sobre Siberia combinada con una actividad de baja presión en el noroeste de Europa puede causar una alta afluencia de estas aves.
  • El calentamiento global.
¿Qué opinión tenéis vosotros al respecto?

lunes, 17 de octubre de 2016

La lengua del Pito Real

Las piciformes son un orden de aves que incluye 339 especies, divididas en siete familias, en las que se incluyen los pícidos, conocidos como pájaros carpinteros, pitos, picos, picamaderos, picatroncos, picapinos, chupasavias y torcecuellos 

Dicha familia, incluye 218 especies, de las cuales sólo siete están presentes en la Península Ibérica: torcecuello, pito real, picamaderos negro, pico picapinos, pico mediano, pico menor y pico dorsiblanco.

Pito real ibérico - Picot verd (Picus sharpei, anteriormente Picus viridis)

Estas aves se alimentan de insectos, gusanos y larvas que pueden encontrar durante todo el año, capturándolos bajo la corteza o perforando el interior de los árboles o de los troncos caídos. Los invertebrados que constituyen la mayor parte de su dieta son termitas, larvas de hormiga y larvas de escarabajos, y para ello cuentan con una gran herramienta: su lengua. Y para conocerla, vamos a centrarnos en la especie que da nombre al presente blog: el Pito Real.

Muchos son los que han visto un Pito Real en acción, subiendo por los troncos de los árboles en busca de insectos que comer y haciendo sonar su estridente reclamo, pero pocos son los que son conocedores de su extraordinaria e inusual lengua, y aun menos son los que han podido verla en acción.

Pito real haciendo uso de su lengua

El Pito Real tiene una lengua extremadamente larga que le permite extraer insectos de los huecos de los troncos de árboles, así como de los hormigueros del suelo, y es que este pájaro es una de las especies de carpinteros consideradas arbóreas y terrestres. Para hacernos una idea, si nuestra lengua siguiera las mismas proporciones, mediría medio metro!


En el siguiente vídeo podéis ver su lengua en movimiento:


Pero la longitud no es lo más asombroso de su lengua, sino el hecho de que da toda una vuelta al cráneo, comenzando por los orificios nasales (sobre el pico), pasando sobre los ojos, rodeando el cerebro y bajando hasta la boca, por donde sale.

Representación gráfica de la estructura de la lengua en un pájaro carpintero


Además de esta extraña acrobacia, la lengua se bifurca a partir de la garganta, tomando forma de Y, pero en sentido inverso que las serpientes. Esto le permite rodear los huesos de la columna vertebral.

Aquí tenéis un vídeo en el que se muestra dicho mecanismo con un cadáver de una especie de pito americano. ¡Ojo! Puede no ser apto para los más sensibles.


Otra cosa a destacar es que el Pito Real no ve las cosas ubicadas directamente en frente de su pico. Para encontrar los insectos, se ayuda de su fino sentido del olfato, característico de toda la familia de los pícidos, además de su lengua, la cual es pegajosa y con pequeñas púas que miran hacia atrás, con las cuales agarran la presa y la arrastran hasta el interior de su pico.


Detalle de la punta de la lengua en un pájaro carpintero

Espero, pues, que esta entrada haya sido de vuestro interés, y sobretodo, que os sirva para conocer mejor a nuestras aves y lo increíbles que pueden llegar a ser.

lunes, 10 de octubre de 2016

La muda en los paseriformes europeos (VI): Muda tipo 1 - Especies sedentarias.

Ya conocemos las diferencias entre muda completa y parcial y el porqué de este hecho (al final del post encontraréis los apartados anteriores para poneros al día). Ahora pues, es momento de saber con que patrones de muda podemos encontrarnos según el pájaro que analicemos.

Principalmente, los tipos de muda se clasifican en 4, y aquí os presento la primera de ellas: Muda Tipo 1. 

Los paseriformes que ejecutan este tipo de muda, son aquellos que sólo mudan una vez al año después de la reproducción. Tanto los juveniles que han nacido hace poco, como los adultos, llevan a cabo una muda completa, y no volverán a cambiar las plumas hasta al cabo de un año.

¿Qué implica esto? Pues que cuando nos encontremos con un individuo que ya ha terminado la muda completa, seremos incapaces de determinar su edad, puesto que no veremos sus plumas viejas, que nos indicaban si se trataba de un joven o un adulto.

De este modo, he realizado un gráfico generalizado de que nos indica que edades Euring nos podemos encontrar con las especies que llevan a cabo este tipo de muda según la época del año en la que nos encontremos. (¿No te acuerdas de las Edades Euring? Pues entra aquí que lo explico en 4 líneas: Edades Euring)



Si ya tenéis los códigos Euring claros, pondremos un ejemplo con una familia de gorriones molineros:

1 - En abril de 2016 nacen los pollos en el nido. ¿Que edades encontraremos entonces? Pues tendremos dos tipos: 


1 - Pollo. Ave incapaz de volar por si misma - Es decir, los pollitos del nido.
4 - Nació antes del presente año, es decir, al menos en su 2º año - Se trata de los padres, que son de edad desconocida. Como sabemos que todos los gorriones del año anterior hicieron una muda completa después de criar, los gorriones que no son pollos, son todos iguales en plumaje, así que sólo podemos afirmar que se trata de individuos que como mínimo, nacieron el año pasado, en 2015.


2 - Los pollitos abandonan el nido en mayo, y se mezclan con el resto. Entonces nos encontraremos en esta situación:

3 - Ave en su primer año calendario (2016). Como los gorriones jóvenes tienen un aspecto igual (o casi) al de los adultos, nos fijamos en su plumaje, y vemos que es completamente nuevo y laxo, así que sabemos que son los pollos que han nacido este año y han abandonado el nido.
4 - Nació antes del presente año, es decir, al menos en su 2º año. - Los adultos en cambio, como hace casi un año que tienen el mismo plumaje, lo tendrán muy desgastado, y eso nos indicará que estamos frente a pájaros que no tienen plumas nuevas desde verano de 2015, por lo tanto, seguimos con el 4.


Ala de gorión molinero, Euring 3. Fuente: https://aulaenred.ibercaja.es/wp-content/uploads/421_Passer_montanus.pdf

Ala de gorrión molinero, Euring 4. Fuente: https://aulaenred.ibercaja.es/wp-content/uploads/421_Passer_montanus.pdf


3 - Tanto adultos como jóvenes, empiezan su muda completa entrado el  verano. Estamos en un momento en que podemos encontrar tres situaciones:

2 - Ave capaz de volar con edad desconocida (incluye el presente año). - Esto se da cuando encontramos un pájaro que ya ha terminado toda la muda completa. Como jóvenes y adultos han hecho muda completa, nos encontramos en una situación en la que todos tienen plumaje nuevo de adulto, por lo que no podemos saber si se trata de los pollos o no, es imposible diferenciarlos. Por lo tanto lo único que podemos decir es que han nacido a saber cuando, y esto corresponde al código 2.
3 - Ave en su primer año calendario (2016 en este momento) - Si encontramos un pájaro que aun está mudado las plumas, tenemos que fijarnos en aquellas plumas que aun no ha mudado. Si las plumas sin mudar son plumas sin desgaste y laxas, quiere decir que es un joven que ha empezado su muda, por lo tanto, ha nacido en 2016, es decir, edad 3.
4 - Nació antes del presente año, es decir, al menos en su 2º año. - Si encontramos un pájaro que está mudando, pero las plumas no mudadas vemos que presentan desgaste y se ven viejas, se trata de un adulto que ha empezado su muda completa. Por lo tanto, podemos decir que como mínimo nació en 2015.


4 - Llega el otoño, y todos los molineros han completado su muda.

2 - Ave capaz de volar con edad desconocida (incluye el presente año). - Como todos han completado la muda, no podemos diferenciar ninguna edad, todos son iguales. Estamos en un periodo de fácil datado. Todos los individuos son edad 2, es decir, no tenemos ni idea de cuando han nacido.

Ala de gorrión molinero, Euring 2. Fuente: https://aulaenred.ibercaja.es/wp-content/uploads/421_Passer_montanus.pdf


5 - Es fin de año y nos comemos las uvas. Ya estamos en 2017 y hacemos una lista de propósitos de año nuevo que nunca cumpliremos.



4 - Nació antes del presente año, es decir, al menos en su 2º año. - Simplemente estamos en la misma situación que antes, pero como hemos pasado de 2016 a 2017, ya no podemos decir que no tenemos ni idea de cuando han nacido, sino que, seguimos sin tener ni idea de cuando han nacido, pero sabemos, obviamente, que no han nacido en 2017, por lo tanto, edad 4. Esta situación durará hasta que nazcan nuevos pollos en primavera.

Y así finaliza un ciclo de estrategia de muda Tipo 1.Quizás la primera vez puede parecer que todo esto es un poco complicado, pero una vez se entiende es muy fácil. Esta es la estrategia de muda más sencilla. Las próximas explicaciones tendrán un poco más de complejidad. Espero que el gráfico os sea de utilidad.

Y aquí os dejo la lista de nuestros paseriformes que siguen esta estrategia:

Aláudidos:

  • Alauda arvensis
  • Calandrella brachydactyla
  • Calandrella rufescens
  • Chersophilus duponti
  • Eremophila alpestris
  • Galerida cristata
  • Galerida theklae
  • Lullula arborea
  • Melanocorypha calandra

Sílvidos

  • Acrocephalus melanopogon
  • Cisticola juncidis

Estúrnidos

  • Sturnus unicolor
  • Sturnus vulgaris

Paséridos

  • Passer domesticus
  • Passer hispanicus
  • Passer montanus
  • Petronia petronia
  • Montifringilla nivalis

Otros:
  • Aegithalos caudatus
  • Milaria calandra
  • Panurus biarmicus
Si queréis descargar la plantilla en tamaño DIN-A4, con las especies que hacen este tipo de muda, aquí os dejo el enlace:




Partes anteriores:
La muda en los paseriformes europeos (I): funciones del plumaje.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Un día para no olvidar: la historia de despropósitos que jamás conté.

Hoy quiero compartir con vosotros una de mis mejores aventuras para conseguir ver un sólo pájaro. Una historia que demuestra que el Pokémon Go es un chiste al lado de los que nos gusta buscar especies en la vida real, y de lo locos que podemos llegar a ser los pajareros, con un final de la historia, que yo calificaría de disparatado.

El culpable de lo que os explicaré hoy, no es otro que el Surf scoter (es decir, el Negrón costero -Melanitta perspicillata), y es que os digo el nombre en inglés, porque todo ello ocurrió cuando vivía en la ciudad de Aberdeen, al Norte de  Escocia, hace ya más de dos años.

Negrón costero - Ànec negre americà (Melanitta perspicillata)

El Negrón costero, es una anátida que habita en Norteamérica, pero de vez en cuando se observa algún individuo en Irlanda o Gran Bretaña. Para mi suerte, resulta que había un par de individuos camuflados en un grupo de unos 300 negrones comunes (Melanitta nigra) en la costa escocesa. Además, esos dos individuos eran machos adultos, por lo que encontrarlos sería relativamente fácil...(o eso creía).

Distribución del Negrón costero. El punto rojo marca la zona de avistamiento.

La cosa es que el grupo en cuestión fue divisado cerca de mi casa, por lo que al salir de trabajar, fui a buscar el telescopio (uno del estilo Lidl que compré allí para salir del apuro), y seguidamente, directo con mi bicicleta, hasta el lugar del avistamiento. Lamentablemente, no había ni el más mínimo rastro del numeroso grupo, por lo que pensé que ya había perdido mi oportunidad.

Seguramente el mejor telescopio que existe por menos de 50€

Para mi suerte, resulta que al día siguiente se encontró del nuevo al grupo en una zona más al norte pero  no muy lejana. Así que, por segunda vez, al salir de trabajar fui de nuevo a buscarlos. Afortunadamente era en junio, y se hacía "de noche"  tarde.

Pero por lo visto, mi suerte era mala, ya que al llegar a la playa en cuestión, no había ni rastro de ningun Melanitta. No me lo podía creer, ya había ido dos días seguidos, y ni si quiera pude ver un simple negrón común. Sin perder la esperanza, barriendo la zona con el telescopio, vi una mancha de muchos individuos negros en la lejanía, muy cercanos a la línea de costa, por lo que decidí acercarme andando por la playa, puesto que los accesos por carretera eran muy limitados y no sabía como llegar con la bicicleta.

Negrón costero ilustrado en la Collins Bird Guide


Negrón común ilustrado en la Collins Bird Guide

Total...me puse a andar y a andar y a andar...y tras más de una hora andando sobre la arena bien cargado, no tuve más remedio que rendirme y regresar por dónde había venido, viendo que no recortaba grandes distancias con el grupo, y sabiendo el largo camino que me esperaba de vuelta.

Dos intentos completamente fallidos. Ya estaba desesperado y viendo como poco a poco se desplazaban al norte, eran pocas mis esperanzas de poder verlos.

Pero entonces llegó el tercer día. De nuevo se repetía la historia, pero esta vez los habían divisado mucho más al norte. Ya estaban muy lejos, no tenía coche, y encima estaba lloviendo. Todo estaba en mi contra, y viendo el éxito que había tenido hasta aquel momento, pensé que era una locura el ir hasta allí.

Finalmente, pero, mis frikismo y mis ganas se impusieron me convencí a mí mismo que la tercera sería la vencida. Así que miré como llegar en google maps, y por suerte había un carril bici paralelo a la autovía que me acercaba a la zona.

Pero los caminos que accedían a la playa quedaban lejos del objetivo, y no tenía ningunas ganas de volver a caminar por la arena, así que viendo la zona por imagen satélite, decidí que la forma más rápida sería ir campo a través (menuda cagada de decisión...).

Este es el camino que planifiqué seguir

Total, que me fui y me puse a pedalear por el carril bici. "Qué avanzados están estos escoceses que tienes un carril bici par llegar a cualquier sitio" pensé mientras me mojaba a pesar de llevar chubasquero. 

Este es el camino por el que pedaleé. Recordad que allí arriba se conduce por la izquierda.
Imagen extraída de Google Street View.

¿¡Y qué pasó de repente!? Que al seguir el camino tras una rotonda...¡¡se acabó el carril bici!! No podía ser verdad...estaba lloviendo, y aun me quedaba un buen trozo. ¿Qué hubiera hecho cualquier persona sensata en esta situación? Exacto...volver por dónde había venido, y dejar al dichoso negrón tranquilo. 

¿Pero yo soy, acaso, una persona sensata? No, no, no...por mis co***** tenía que ver ese bicho, ya había llegado demasiado lejos. Además, tenía mi luz trasera roja, por lo que los coches podían que verme perfectamente (también llevaba casco, que estoy loco, pero no tanto). 


Este es el punto en el cual el carril bici desapareció.
Imagen extraída de Google Street View.


Así que seguí adelante, ¿y sabéis que pasó entonces? La luz trasera se abrió, y las pilas rodaron hasta el medio de la autovía, por lo que no podía recogerlas...increíble. ¿Podía pasarme algo más? Ya no podía hacer nada, sólo podía seguir adelante, así que me puse a pedalear por el miniarcén como nunca lo había hecho, cagando leches y sin bajar el ritmo, hasta que finalmente llegué a mi destino.

Por fin había llegado, encima dejó de llover, y un corzo se cruzó por delante mío para darme la bienvenida, mientras un escribano palustre cantaba medio escondido en unas cañas cerca de dónde até la bici.

Corzo/Cabirol (Capreolus capreolus) en la zona próxima de la playa

Parecía que lo más difícil había pasado...solo tenía que cruzar el campo y...noooo!! No podía ser verdad!! El campo en cuestión era un campo de ortigas!! Y no ortigas de dos o tres palmos de altura, no...ortigas como yo de altas!! Busque algún palo que me ayudara a abrirme camino, pero no había ninguno en condiciones...así que mi brillante mente decidió que lo mejor sería usar el trípode (que me compré allí de segunda mano) a modo de machete, con ta buena suerte, que después de desplegarlo y haber abierto camino hasta medio campo, me cargué una de las patas.

Escribano palustre / Repicatalons (Emberiza schoeniclus) con plumaje nupcial, dándome la bienvenida

Pero eso no era suficiente para desanimarme. Plegué las patas que no se habían roto, y seguí abriendo camino con la pata rota, hasta que llegué a un riachuelo, previo a las dunas que me indicaban el final del trayecto.

¿Qué pasaba? Que la imagen satélite de google maps no me indicaba que el riachuelo en cuestión se encontraba entre dos "taludes", sin manera lógica de pasarlo. Además, obviamente estaba limitado por ortigas. La única manera posible era saltar de un lado a otro, aun sabiendo que no lo lograría porque era bastante ancho (y mira que yo salto mucho, eh?). Así que lo primero que hice fue coger la mochila,  con prismáticos y telescopio dentro, y tirarla al otro lado. Luego cogí el trípode, y lo tiré al otro lado. Y finalmente, la cámara, que se me había olvidado poner en la mochila, y la tiré al otro lado. No pasaba nada, las ortigas lo amortiguaban todo.

Ya sólo quedaba yo...así que cogí carrerilla, salté, y ale...directo al agua!! Claro que sí! Que más daba, si ya me había mojado con la lluvia, aunque ahora tenía las botas impermeables llenas de agua. Y encima, para salir, no tenía más remedio que agarrarme de las ortigas, pero ya todo me daba igual, estaba a cuatro pasos de llegar a la playa, y después de todo lo que había pasado, el orgullo pesaba más que el resto.

Total, que finalmente subí la duna que me obstruía la vista de la playa, y desde lo alto de ella, pude ver que estaba justo en el medio de una larga línea de Negrones comunes que se extendía a lo largo de playa, tal y cómo se observa en la foto posterior (aunque la foto sólo muestra un trozo de dicha línea).



Por fin, después de tantas penurias los había encontrado!! Pero aun no se podía cantar victoria, empezaba mi particular "Buscando a Wally". Tenía que encontrar un negrón con la nuca blanca, y no sería tarea fácil. En el foro dónde se informaba de dichos avistamientos, vi como el día anterior, uno explicaba que tardó dos horas en encontrarlos una vez se puso a buscarlos.

Seguramente a muchos os parezca una exageración de tiempo, a mi también me lo parecía, hasta que me puse a ello. Me puse a buscar y lo que veía era un montón de negrones durmiendo con la cabeza escondida, otros de culo, el pequeño oleaje que te los tapaba y destapaba... empezabas a observar por una punta, y cuando ibas por el medio, veías que un grupo numeroso del extremo opuesto iba volando al otro lado, y viceversa, por lo que tenías que volver a empezar. Y otra vez, unos que se iban volando para aquí, otros para allá (peor que los trileros era eso). Luego te parecía ver una nuca blanca de uno que nadaba pero entonces se sumergía y perdías el rastro, un grupo de gaviotas te impedían observar unos cuantos negrones, llegaba un grupo de Eiders que se unían a la fiesta para facilitar las cosas, etc.

Vamos, eso era un cachondeo. Pero para estas cosas ya se sabe que hay que tener paciencia. Y la paciencia dio fruto al cabo de media hora, cuando por fin pude ver a uno de ellos. Estuve observándolo apenas 20 segundos por el telescopio cuando decidí apartar la vista para coger la cámara y fotografiarlo...y ya no pude volver a encontrarlo. Había sido una observación corta y no de muy buena calidad, pero por fin había logrado mi objetivo. 

En ese momento, estaba tan contento por haberlo logrado, después de tener que pasar tantas desgracias, que lo celebré de una forma muy peculiar.

Así son las playas en el noreste escocés


La cosa es que me estaba meando en exceso. Miré a ambos lados, y como solía pasar por esa zona, la extensa playa estaba desierta, así que no lo dudé. Digamos que liberé a cierto pájaro, y como estaba eufórico por haber logrado ver al Negrón costero, empecé a girar rápidamente sobre mí, cual peonza, mientras vaciaba mi bufeta, por lo que creé una especie de tornado amarillo, a la vez que no paraba de cantar: "Ooooeeeee oe oe oeeeeeeee ♪♫, ooooeeeeeeeeeeeee oooooeeeeeee  ♪♫" .  Sí...una imagen muy dantesca, pero era mi particular forma de celebrarlo. Pero la cosa no acaba aquí.

Como acabo de decir, había mirado a ambos lados de la playa y no había nadie, pero había un punto dónde no había mirado: la duna que había detrás de mi...Sí, amigos, al acabar de hacer el tornado giratorio orinístico, vi que había un hombre justo en lo alto de la duna mirándome con cara de "¿¿Pero que narices acabo de ver??". No tenía ni idea de dónde había salido, sólo sé que ese hombre había visto un gran espectáculo que nunca nadie esperaría ver.

¿Y cuál fue mi reacción? Me partí la caja. Me entro un ataque de risa, y mientras no paraba de reír, recogí todos los trastos y decidí volver por dónde había venido para finiquitar la que había sido mi jornada pajarera más dantesca.

En resumen, un día para no olvidar jamás, pero que valió la pena con tal de ver a esta rareza.

Para despedirme, aquí os dejo con una foto de google, porque como ya os he dicho, yo no pude hacerle ninguna. 

Negrón costero - Ànec negre americà (Melanitta perspicillata)

miércoles, 13 de julio de 2016

Verano: tiempo de plumas

Ya es julio, y muchas de las especies ya se han reproducido. Después de la reproducción, la mayoría de pájaros, tanto los que se quedan como los que migran a su territorio de invernada, y tanto jóvenes como adultos, mudan sus plumas, ya sea de forma completa o parcial. Por lo tanto, entre los meses de julio y octubre, es el momento más propicio para encontrar plumas que se han perdido de forma natural.



Os habéis fijado alguna vez en algún pájaro que al volar parece que le falte alguna pluma de forma simétrica en ambos lados? Eso es que está llevando a cabo la muda, y ahora empieza la mejor época para encontrar esas plumas de las que se desprenden, antes de que las bacterias del suelo empiecen a descomponerlas y degradarlas.

¿Y para que quiero yo plumas? Pues para ser un megafriki, tal cual. En el momento que coleccionas plumas de aves, empiezas a diferenciar los diferentes tipos de plumas, te fijas en detalles que antes desconocías, aprendes las tonalidades de machos, hembras, jóvenes, etc...pero lo mejor es ponerte a investigar para tratar de averiguar de que ave se trata es pluma, y de que parte del cuerpo proviene. Todo ello, acaba ayudándote a conocer mejor las aves, su distribución y a identificarlas más fácilmente, es decir, te ayuda a subir tu nivel de frikismo pajarero y a llenar tu casa de plumas, para descontento de los que comparten hogar contigo. Además, ahora, con el calor que hace, cuando ya es media mañana y la actividad de los pájaros ha caído en picado, tenemos una nueva forma de distraernos rebuscando plumas, como si de setas se tratase.

Ir a buscar plumas no es fácil, pero hay algunos sitios en los que es relativamente más fácil encontrar plumas:

  • Ciudades, al pie de las paredes dónde sabemos que ha nidificado alguna especie, en parques, al pié de grandes árboles que puedan ser usados como dormideros...
  • Playas, dónde las olas aporta gran cantidad de plumas.
  • Márgenes, especialmente los que están expuestos al viento, dónde las plumas de las praderas quedan atrapadas en la vegetación que los limita.
  • Núcleos zoológicos, por ejemplo, en el zoo de Barcelona hay la mayor colonia urbana de Garzas reales de Europa. Allí sería muy fácil conseguir plumas de estas aves, lástima que la entrada valga 20€ (creo), a parte de otros aspectos morales que podríamos valorar.
  • Matorrales y vallas, que retienen las plumas entre sus pinchos.


Yo soy un principiante en esto de coleccionar plumas...pero hay cada uno, que podría montar un museo en su casa. Lo malo, es que ahora tendremos que compartir territorio con aquellos que se vician al Pokemon Go (os habéis enterado, no?). Yo a lo mejor me pongo a buscar plumas y Pokémon al mismo tiempo.


Y recordad, cuando encontréis una pluma y la guardéis, anotad información que nos pueda ser de utilidad, como fecha, lugar, hábitat, longitud...todo ello nos ayudará a identificar la especie de forma posterior.